miércoles, 23 de mayo de 2012

Profesor Lazhar, de Philippe Falardeau

Debe ser el idioma, aunque el quebecois sea más viscoso, lo que convierte a las películas francesas en eso que son. Esta, por ejemplo, deriva además hacia los cómodos burladeros del sentimentalismo más rancio. Sin embargo, no sé si a voluntad o no del guionista, afloran, tal como ocurriera en La clase, cuestiones de índole sociológica o política, sin duda, la sustancia más interesante de la pieza mas de paupérrima importancia en el pastelito canadiense que nos ocupa.

No hay comentarios: